Juana I de Castilla

Juana I de Castilla a la que todo el mundo llamaba Juana “La loca” nació en Toledo el el 12 de Abril de 1479, se convirtió en reina de Castilla, Aragón y Navarra aunque nunca llegó a ejercer de ello ya que fue encerrada en Tordesillas.

Desde su nacimiento fue infanta de Castilla y Aragón, era la tercera hija de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, desde muy pequeña recibió educación propia de una infanta e improbable heredera al trono, basada en la obediencia más que en el gobierno.

Los padres de Juana acordaron con Maximiliano I de Habsburgo que se casaría con Felipe Archiduque de Austria al que todo el mundo conocía como “Felipe el hermoso”, al morir sus hermanos mayores y su sobrino Miguel de Paz hicieron que la convirtieran en la heredera de la corona de Castilla y Aragón.

Matrimonio e hijos

Juana se casó con Felipe “El hermoso” el 20 de Octubre de 1496 en Lier (Bélgica) de está unión tuvieron seis hijos:

  • Leonor (1498 – 1558). Fue reina consorte de Portugal siendo la tercera esposa de Manuel I de Portugal y a la muerte de este contrajo matrimonio con Francisco I de Francia.

  • Carlos (1500-1558), rey de España, con el nombre de Carlos I, y Sacro Emperador Romano con el nombre de Carlos V y que se casó con Isabel, la hija de Manuel de Portugal.

  • Isabel (1501 – 1526), reina consorte de Dinamarca y la Unión de Kalmar, esposa de Cristián II.

  • Fernando (1503 – 1564), Sacro Emperador Romano, con el nombre de Fernando I, al suceder a su hermano Carlos en el puesto tras la decisión de este de dividir el Imperio entre su hermano y su hijo.

  • María (1505 – 1558), reina consorte de Hungría y Bohemia, esposa de Luis II y a la muerte de este fue Gobernadora de los Países Bajos.

  • Catalina (1507- 1578), fue reina consorte de Portugal, casada con Juan III, fue abuela del rey Sebastián I de Portugal.

Encierro en Tordesillas

En el año 1509 Juana fue encerrada en Tordesillas por su propio padre Fernando debido a la demencia que está supuestamente padecía, allí encerrada estuvo lo que le quedaba de vida solo con la compañía de su hija pequeña Catalina.

Algunos escritos de la época dicen que madre e hija fueron tratadas mal incluso maltratadas psicologicamente y físicamente por sus propios carceleros, el confinamiento de doña Juana, por su presunta incapacidad mental, era esencial para la legitimidad en el trono castellano primero de su padre Fernando y después de su hijo Carlos I.

Si por lo contrario se hubiese empezado a rumorear entre la gente que la reina estaba cuerda esto hubiese perjudicado a la corona porque los que iban encontrar del rey podían derrotarlo por supador del trono.

Fallecimiento

Finalmente Juana I de Castilla falleció en Tordesillas el 12 de Abril de 1555 con 76 años a las 6:00 de la mañana, tras su muerte el Marques de Denia organizo un funeral muy discreto que se celebro tres días después de su muerte en la iglesia del convento de Santa Clara.

Allí en el convento de Santa Clara permanecieron los restos de Juana hasta que su nieto Felipe II que decidió llevar los restos de su abuela a la catedral de Granada, aunque no se termino su sepulcro hasta 1603.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s