San Martín de Trevejo

San Martín de Trevejo es un municipio español de la provincia de Cáceres.

Está situado entre la Sierra de Gata y la frontera portuguesa. Está enclavado en un valle a los pies del monte Jálame (1.492 metros).

Al norte limita con Elijas; al noreste con El Payo; al este con Acebo; al sur con Villamiel y al oeste con Valverde del Fresno.

Poco se sabe dela fundación de San Martín de Trevejo como pueblo, aunque no pudo ser antes del siglo IV por el nombre de San Martín, santo que vivió en ese siglo.

El nombre primitivo era San Martín de los Vinos y después de la promulgación de un fuero en 1230, se le llama Trevejo.

San Martín fue antigua capital de Corregimiento de Jálama y sede del Comendador de la Orden de San Juan de Jerusalén, también cabeza de juzgado hasta 1826.

Hubo muchas guerras sangrientas en la zona, como el caso de Alfonso VII de León, el cual tomó la ciudad de Coria en 1142. Su hijo Fernando II repobló la comarca, de Ciudad Rodrigo hasta esta sierra. A su diócesis perteneció San Martín hasta mediados de este siglo y a la provincia de Salamanca hasta 1833.

Más tarde, repoblaron las tierras tomadas gentes del antiguo reino de León y del de Galicia. Con esta repoblación se cree que nació la curiosa lengua del valle llamada “ a fala”. A la variante local se le denomina “mañego”.

San Martín de Trevejo es Bien de Interés Cultural con la categoría de Conjunto Histórico, galardón recibido por la buena conservación de su arquitectura.

La vivienda tradicional se caracteriza por tener al menos dos alturas y una planta baja o bodega donde se guardaba el ganado. Sobre esta planta baja, que suele ser de piedra, se elevan, sobre un entramado de madera y adobe, las otras dos plantas que son la vivienda y el desván. Para acceder al primer piso, antecediendo a las escaleras interiores, suelen encontrarse poyos de cantería. Junto a estas viviendas existen casas señoriales con sus correspondientes escudos de armas.

El atractivo de su arquitectura y su valor histórico han conseguido que, desde 2019, San Martín de Trevejo forme parte de la Asociación “Los Pueblos más bonitos de España”.

Monumentos:

Iglesia parroquial de San Martín de Tours.

Torre-campanario en la Plaza Mayor.

Convento de S. Miguel

Diversas casas-palacio.

Ermita de la Cruz Bendita

Plaza Mayor porticada y fuente o pilón en el centro.

Estelas funerarias, aras e ídolos.

Chozos (dispersos por todo el término)

Antiguas neveras donde guardaban la nieve para bajarla al pueblo en verano.

Pilas excavadas en las rocas para hacer el vino.

Antigua almazara, del siglo XII, que junto con un lagar adyacente, constituyó el Museo del Aceite y del Vino.

Fiestas:

Fiesta en honor a San Martín de Tours (11 y 12 de noviembre) en honor al patrón de la localidad. Lo más destacable de esta festividad es la celebración de la misa cantada en la Iglesia de San Martín de Tours. Tras la eucaristía, y en honor al santo patrón, los vecinos de San Martín de Trevejo salen en procesión acompañando al santo por diversas calles del municipio. Al terminar esta procesión, los vecinos continúan la fiesta por los bares del pueblo y, posteriormente, se prueban los vinos nuevos en las distintas bodegas (o pichorras en mañego) de la localidad, marcadas para la ocasión con una rama de olivo en la puerta.

Por la tarde, en la plaza se suelen poner distintas atracciones y puestos para el disfrute de los más pequeños. El día anterior a la fiesta, y al toque de las campanas, salen los gigantes y cabezudos por las calles del pueblo acompañados por todos los niños de esta localidad.

Fiesta de la Cruz del Emigrante.

Día de la Vera Cruz.

Su patrimonio histórico y cultural embarca al visitante en un viaje al pasado.

Comenzando por las casas tradicionales de 3 alturas, con entramado de madera y adobe que caracteriza su belleza arquitectónica. No se debe pasar por alto su Plaza Mayor porticada ni la Torre del Campanario, además de la Iglesia de San Martín de Tours, edificio compuesto por 3 naves cuyo interior esconde 3 tablas del pintor pacense Luis de Morales “El Divino”, del siglo XVI.

Destacan también coquetos palacios como el del Comendador, que harán el viaje más especial.

Para los amantes del senderismo cabe destacar el Valle del Jálama, entorno natural que envuelve la localidad cacereña y en el que destacan rutas con agradables paseos, los cuales se adentran por bosques poblados de alcornoques, pinos y helechos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s