El asesinato de la familia Romanov

Corría la noche del 16 al 17 de Julio de 1918 cuando la familia Romanov, compuesta por Nicolás II de Rusia su esposa Alejandra y los hijos de ambos llamados Olga, Tatiana, María, Anastasia y Alekséi, fueron asesinada.

Lo primero que tenemos que decir es que la persona que tuvo que encargarse de organizar el asesinato fue Yurovsky llevando acabo la ejecución a base de tiros, bayoneteados y apaleados todo esto llevado a cabo por los bolcheviques.

Pero esto no fue que sucediera de forma eventual si no que fue algo planeado con tiempo ya que Yurovsky estuvo días planeándolo e incluso mirando donde podía enterrar y incinerar  a las victimas una vez fueran ejecutadas asi que cuando lo tuvo todo bien y ya contaba con un pelotón empezó con el plan.

El famoso plan empezaba por despertar al que era el médico de la familia y avisarle que tras unos supuestos actos vandálicos que estaban ocurriendo esa noche en la ciudad se había tomado la decisión de trasladar a la familia a un lugar al que no les pudiera pasar nada, aunque para ti que estés leyendo esto a lo mejor resulta sospechoso para ellos que llevaban unas noches oyendo ruidos raros no lo fue.

Pronto el zar, su esposa y los hijos de ambos se levantaron sin hacer preguntas para asearse algo que hicieron en no más de treinta minutos, sin ver el peligro a lo que estaban siendo acechados a eso de las dos de la mañana la familia al completo bajo las escaleras a casi oscuras sin saber que justo en la habitación de al lado se encontraba el pelotón que minutos después los mataría.

Fueron llevados a una habitación bastante pequeña en el sótano de la casa y mandados colocar en fila pegados a una de las paredes durante unos minutos bastantes largos hasta que Yurovsky llego con los que serían los encargados de matarlos.

Pero ha decir verdad no es que saliera todo según lo planeado la realidad es que esta ejecución fue un poco desastre, pero ahora explicaremos porque cuando las balas se detuvieron tenemos que decir que seis victimas seguían con vida tenemos que decir aquí  que el único cadaver era el del Nicolas II, su hijo Alekséi estuvo un rato agonizando en un charco de sangre hasta que el propio Yurovsky le disparo dos veces en la cabeza para acabar con él.

Por otro lado no debemos olvidarnos de la mujer y las hijas del zar que tambien tuvieron problemas para matarlas en un primer momento porque se habían escondido joyas entre las ropas que llevaban puestas, eso si una vez todo listo se envolvieron los cadáveres en unas sabanas que había en la casa quitándoles todos los objetos de valor y cargándolos en un camión que esperaba fuera.

El jefe de la operación del que ya hemos hablado anteriormente ordeno que se dejara en la casa todo lo que se había abstraído de los cadáveres y se fueron hacia el cementerio que se habia escogido con antelación donde incineraron los cuerpo para posteriormente bajarlos a la mina.

En un primer momento fueron enterrados en una fosa poco profunda a la que sinceramente Yurovsky no tenia muy contento por eso al día siguiente los cuerpos fueron trasladados a otro lugar no muy lejano de donde habían estado anteriormente.

Finalmente los huesos de la familia imperial asesinada en 1918 no se recuperaron hasta 70 años más tarde, eso si en in primer momento no se dijo nada asi que no fue hasta el años 1993 que se confirmo que los cadáveres encontrados pertenecían a la familia de los Romanov.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s